Después de intervención quirúrgica

En ocasiones se recomienda al paciente ponerse compresas de frío en la zona intervenida para paliar el dolor así como minimizar la hinchazón y el hematoma tras la intervención.

Una forma natural de alivar el malestar después de una extracción de muelas es usar el frío o el calor. Algunos cirujanos orales envían a sus pacientes a su casa con compresas frías. Estas pueden reducir el dolor y disminuir la inflamación.

Algunos pacientes prefieren el calor contra el rostro para aliviar el dolor en las encías. Tu opción dependerá de tus preferencias personales.

Ni el frío ni el calor tienen una ventaja sobre el otro. Simplemente debes aplicar la bolsa de tu preferencia sobre el rostro y esperar a que se alivie el dolor.

Las bolsas están herméticamente cerradas, no gotean con lo que el paciente puede salir de la consulta aplicándose él mismo el frío, sin riesgo de mojaduras y sintiéndose bien atendido y cuidado.


PayPal