AULAS INFANTILES

La aplicación de frío es un producto muy adecuado para la prevención y el alivio de los dolores de los niños, pequeños traspiés y coscorrones, debido a sus propiedades que propician el incremento de la circulación sanguínea y la relajación del músculo.

Con los niños es importante tener un ambiente seguro y estructurado dentro del cual explorar y enfrentar nuevos retos, pero es inevitable que esta necesidad de desarrollarse y aprender por si mismos, conlleve pequeños traspies y coscorrones.

Un buen remedio, efectivo e inocuo, es aplicar frío en la zona lesionada. Con ello ayudas a calmar el dolor y el llanto del niño y evitas la aparición de morados e hinchazón.

Las bolsas, tanto de frío o como de calor son de fácil almacenaje debido a sus medidas y peso, además se puede activar de forma rápida y en el momento del golpe, caída o lesión.


PayPal